Fundación Rumbos - Accesibilidad

Este sitio es accesible para personas con discapacidad

Las tareas planteadas en accesibilidad *

Audiencia Abierta “Adecuación de la Normativa Argentina a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ratificada por Ley 26.378”. Honorable Cámara de Diputados de la Nación. 26 de octubre de 2010.
  

Introducción

Soy arquitecta. Me toca referirme al espacio físico en el que sucede todo aquello de lo cual estamos hablando en esta audiencia: el concebir a las personas con discapacidad como sujetos plenos de derecho. El espacio en el cual se pueden o no ejercer los derechos: ir a la plaza, estudiar, trabajar, enamorarse, formar una familia, sostenerla…   La accesibilidad es mucho más que la pendiente de una rampa o un ancho libre de paso, aunque éstos sean esenciales para numerosas personas con discapacidad. (No todas necesitan lo mismo. Entre las personas con discapacidad hay una gran diversidad.) Los espacios que habitamos reflejan la manera de comportarse de la sociedad, y sus maneras de concebir a sus habitantes, entre ellos a las personas con discapacidad. No se trata solamente de los derechos a acceder funcionalmente a los espacios físicos, es decir a poder moverse y hacer las cosas. Tampoco exclusivamente del acceso a las actividades, de por sí tan importantes para el desarrollo personal, familiar, social. Se trata de las interrelaciones humanas, de acceder a los espacios sociales, a la posibilidad de interactuar, cultivarse y constituirse en sujetos, en ciudadanos.

 
Paradigmas y accesibilidad
La accesibilidad no es condición suficiente, no alcanza. Pero es una condición básicamente imprescindible. ¿Cómo se expresan los diferentes paradigmas (o modelos) en el espacio físico, con relación a la accesibilidad? Es interesante señalar que en los paradigmas que han antecedido al modelo social -y que aún están presentes-  la accesibilidad tiende a centrarse en la circulación peatonal. A lo sumo en los espacios de concurrencia de público. Como si el colectivo de personas con discapacidad fuera capaz tan sólo de circular o, como máximo, de formar parte del público. De ser espectador. Pero no de ser ellos mismos actores, protagonistas en los escenarios sociales.
La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (de aquí en más Convención) instala la accesibilidad obligando a asegurarla en TODOS los espacios, Y en TODO el territorio del país.  Se refiere específicamente a ella en el art. 9. y da cuenta de su importancia mencionándola en el Preámbulo, en los Principios y en las Obligaciones Generales (art. 3º y 4º respectivamente). Metafóricamente, no plantea acceder solamente a las butacas del público: se trata de que las personas con discapacidad lleguen al escenario y puedan ser protagonistas activos.
 
De la “Invitación a adherir”, a la “Obligación de asegurar”
La Ley Nacional 24314 /1994 “Accesibilidad al Medio Físico” (Ley “Marco”) modificatoria del capítulo 4º de la Ley Nacional 22431, en su art. “invita a las provincias a adherir y/o a incorporar en sus respectivas normativas los contenidos de los artículos 20. 21 y 22 de la presente”.  Lo mismo sucede en su Decreto Reglamentario Nº 914 /1997, en su art. 6º.  
Sin embargo,según el art. 4.5 de la Convención “las disposiciones de la presente Convención se aplicarán a todas las partes de los Estados federales sin limitaciones ni excepciones”.
Este artículo, de consecuencias estratégicas, reemplaza la iniciativa hasta ahora librada a la voluntad de provincias y municipios de adherir a la legislación nacional en materia de accesibilidad, por la obligación de asegurarla.  
 
Extensión de los beneficiarios de la accesibilidad
En la Ley 24314, no obstante referir como beneficiarios a las “personas con movilidad reducida” –adultos mayores, niños, mujeres embarazadas, obesos, personas con discapacidad transitoria, entre muchos otros- generalizando los beneficios directos de la accesibilidad a amplias franjas de la población, subyace un reconocimiento casi excluyente de las personas usuarias de silla de ruedas (y de ellas, las físicamente autónomas). La Convención plantea un abordaje que requiere de mayor amplitud. El reconocimiento de necesidades de personas con discapacidades sensoriales (visuales y auditivas) en materia de accesibilidad, llevó a profundizar en requerimientos y posibles soluciones, entre ellas las Tecnologías de acceso a la Información y Comunicación (TIC), mencionadas expresamente en las Definiciones y en el art. 9.  Resta aún explicitar la incidencia favorable de la accesibilidad en el desarrollo de personas con otras discapacidades, tales como la intelectual y la mental.
 
Implementación
El paradigma social implica cambios profundos en contenidos específicos y también en  procedimientos. Las normativas pertinentes a accesibilidad, desde su expresión más genérica deberán incluir contenidos no solo conceptos básicos de esta disciplina, sino también maneras de concebirla en los procesos de diseño y gestión para asegurar su implementación. Ello implicará:
1.     Introducción de la accesibilidad en el diseño e implementación de políticas, incluida la asignación de recursos económicos para ello,  en todas las áreas involucradas con la gestación de los espacios físicos y equipamientos: áreas de planeamiento, planificación, diseño y construcción referidas a lo urbano (calles, parques, plazas); lo edilicio (gobierno, educación, trabajo, transporte, vivienda, salud, etc.); infraestructura (equipamientos urbanos y edilicios, etc.).  También en las áreas pertinentes a diseño en comunicación; y en las pertinentes a adecuaciones necesarias para múltiples actividades, tales como  material didáctico o de apoyo en los sistemas educativos.
2.     Responsables de la inclusión e implementación. Designación en cada uno de los ministerios, secretarías o direcciones, de una trama conformada por los funcionarios de más alto rango (ministro, secretario, director) responsables de que se incluya la accesibilidad en sus respectivas áreas en todos los procesos de planificación, diseño de programas y proyectos, en su concreción, mantenimiento posterior, y adecuaciones cuando fuere necesario. Para los organismos de nación y provincia, se considerará prioritario incluir la accesibilidad en los programas en diseño e implementación pertinentes a los ejes temáticos a su cargo, tales como vivienda, educación, salud, turismo y transporte interprovincial. Para los municipales, la inclusión de la accesibilidad en lo pertinente a espacios urbanos tales como itinerarios peatonales, parques y transporte local.
3.     Participación y monitoreo. Conformación de estructuras de participación y monitoreo de las acciones del Estado (poder ejecutivo) en materia de accesibilidad, por parte de Organizaciones de Personas con Discapacidad (OPCD) y organismos de Derechos Humanos (DDHH).  Ambos tipos de entidades requerirán para ello de técnicos en la materia, que actúen desde la mirada del paradigma social. (Art. 4, 3).  Participación en instancias a determinar, de aquellos actores sociales involucrados en iniciativas pertinentes a la planificación, diseño y materialización de entornos, y objetos que hacen al habitar, entre ellos las colegiaciones de profesionales del diseño (arquitectos, ingenieros, contructores, diseñadores industriales.)  Participación de actores sociales involucrados en las áreas específicas en tratamiento. Por ejemplo: en el caso de edificios para la salud: médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud, pacientes, personal de maestranza, etc.  
4.     Jurisdicciones. Las estructuras de ejecución y las de participación y monitoreo son pertinentes tanto en la jurisdicción nacional, como en las provinciales y municipales (Art. 4, 5).
5.     Responsabilidades y sanciones. Definición de responsabilidades en materia de accesibilidad, con cronogramas para su implementación. Sanciones contundentes por incumplimientos.
 
En las Normativas
Conjuntamente con los funcionarios del poder ejecutivo, serán co-responsables de la incorporación de la accesibilidad en las normativas los legisladores nacionales y provinciales, y los concejales municipales. Las estructuras de participación y monitoreo mencionadas en “3” alcanzan también a este ítem. Las normativas en accesibilidad requerirán de una actualización que incluya:
1.      Extensión de las pautas básicas de diseño, presentes en la Ley Marco 24314/94 y su reglamentación 914/1997 tomando en cuenta la actual diversidad ergonómica requerida por las personas con discapacidad. (Incorporación de las TIC y otras).
2.      Aplicación de las pautas básicas a los diferentes usos, incorporando los nuevos a los ya presentes en la normativa (vivienda, escuela, etc.). Incorporación de criterios para la futura introducción de nuevos usos que no fueran enumerados en la normativa.
3.      Explicitación en las normas de la obligación de incorporar  los contenidos en accesibilidad en el conjunto y cada una de las normativas, procedimientos de planificación, presupuestación, gestión, diseño y construcción pertinentes a cada uno de los ministerios, secretarías o direcciones. (Art. 4, a), b) y c); Art. 9, 2 a) y b))
4.      Explicitación en las normas de la obligación de incorporar las pautas de gestión y diseño fusionadas con el resto. No se admitirá su incorporación mediante anexos. (Antecedente: la Ley N° 962 de la CABA fusiona especificaciones referidas a accesibilidad con el conjunto de las disposiciones requeridas en el Código de Edificación de la Ciudad de Buenos Aires para proyectar y edificar, y también para obtener los correspondientes permisos y habilitaciones. Esta incorporación sistemática de la accesibilidad  instaló un cambio de mirada y de procedimiento que resulta pertinente generalizar.) (Art. 4, a), b) y c); (Art. 9, 2 a) y b)).
5.      Articulaciones inter-jurisdiccionales. Gestación en los procesos de diseño, construcción, mantenimiento y adecuaciones, de instancias articuladoras entre jurisdicciones provinciales y municipales que aseguren la consulta al usuario con discapacidad y a sus familiares como informantes activos. Su explicitación en las normas. (Participación. Preámbulo, m), n) y o)). (Art. 19.Vida independiente, a)) (Mención de testimonios).
6.      Consulta vinculante. Dentro de los procesos enumerados en el punto anterior (Articulaciones inter-jurisdiccionales), explicitación de las instancias de consulta vinculante con los usuarios con discapacidad y sus organizaciones.
7.      Territorialidad. Diseño de normativas nacionales abierto a compatibilidades con iniciativas locales según contextos físicos, culturales, y diversidad de la población. Posibilitar instancias de elaboración de normativas provinciales y locales, complementarias a las nacionales.
 
Accesibilidad en entidades privadas
La firma o renovación de todo tipo de convenio, de entidades privadas con organismos del Estado, entre ellas licencias de prestación de servicios públicos, estará condicionada al cumplimiento de la accesibilidad en sus instalaciones y servicios.
Formación profesional e inclusión curricular de la accesibilidad
Formación en accesibilidad para los profesionales del diseño en ejercicio, en particular de aquellos que operan en organismos del Estado. Incorporación de contenidos en accesibilidad en las currículas de grado de las carreras pertinentes a diseño de objetos, entornos, o sistemas de comunicación (arquitectura, ingeniería, construcciones, informática, diseño industrial, gráfico, y otras). (Art. 4, a), b) y c); (Art. 9, c)).
 
Diseño universal y ajustes razonables
  • Consulta a los usuarios. Deberán ser especialmente consultados los usuarios  en todos los casos pertinentes a ajustes razonables, y deberán ser consultadas las personas con discapacidad o sus organizaciones, en todos aquellos casos en que, en implementación de la accesibilidad, por características estructurales propias de las estructuras construidas, las soluciones posibles presentaren un grado restringido de accesibilidad.
  • Diseño inclusivo. Investigación y creatividad, puestas al servicio de la inclusión de la accesibilidad en los proyectos “convencionales”, enriquecerán el bagaje de soluciones denominadas de “diseño universal”, conformando un repertorio abierto de soluciones alternativas. Asimismo, en numerosos  casos los “ajustes razonables” trascenderán el caso individual encontrando respuesta a problemas compartidos y de aplicación a un conjunto de entornos físicos. Ambos tipos de soluciones –de diseño universal y las que devienen de ajustes razonables- podrán complementar las normativas facilitando su implementación.
 
La implementación de accesibilidad deberá también:
  • Potenciar la evolución en los diseños de elementos de ayuda (andadores, sillas de ruedas, bastones, audífonos, etc.) para que resulten más funcionales, en articulación con los diseños arquitectónicos y de las instalaciones (por ejemplo, audífonos en “T” respecto del aro magnético). 
  • Interrelacionar los avances en el diseño inclusivo y la necesidad relativa de la asistencia personal, grupal o comunitaria (por ejemplo, en la necesidad de contar con asistencia para transitar por una rampa se conjugan las condiciones físicas de la persona con discapacidad y la pendiente de dicha rampa). Optimizar el diseño permite mayor autonomía y menor intervención de asistente.
 
* Referencias bibliográficas:
- IDA Submission to the Committee on the Rights of Persons with Disabilities Day of General Discussion on Accessibility- Article 9 CRPD, 7 October 2010.
- Silvia Coriat, Lo urbano y lo humano: hábitat y discapacidad (capítulo 10: Objetivos a nivel nacional en el área de accesibilidad), Editorial CP67, Universidad de Palermo, Fundación Rumbos, Buenos Aires 2002.
- Plan de Inclusión de la Accesibilidad en la Provincia de Entre Ríos. IPRODI (Instituto Provincial de Discapacidad) 2010.
- Facundo Chávez Penillas, Seminario Reforma legal en base a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad: Capacidad Jurídica y Acceso a la Justicia (Art. 33 de la CDPD como guía para la acción política: herramientas políticas). 2010.

  


©2007 Fundación Rumbos - IGJ: 001131

Dirección: Cabildo 2720 5 D C1428AAW. Teléfono: (54 11) 4706-2769. Contacto: fundacion@rumbos.org.ar